25 mayo, 2010

Tuning


El primer ejemplo de automóvil adornado de una manera fabulosa que nos viene a la mente es el de Plácido, en la gran película de Berlanga del mismo nombre. Es una de las mejores películas de la postguerra civil española, en una fecha en que empezaba tímidamente una nueva etapa de desarrollo económico.

Placido, José Luis G. Berlanga, 1961


En el caso de Plácido el adorno de su motocarro no era exactamente voluntario, pero hoy, decorar el coche o la moto es una costumbre que en muchos países llega a la extravagancia. En español se ha creado el verbo «tunear», de tuning, para designar estos excesos (quizá olvidando que «tunear» servía hasta ahora para conjugar la vida pícara, tunante...). Motocarros delirantes los hay en todos lados.

En las calles de Palermo

 ...y los famosos tuk-tuk de Bangkok

En El Cairo, en cuyas calles es posible ver cualquier cosa (aquí hay un blog con una foto diaria de El Cairo), nos cruzamos con cientos de estos inverosímiles cacharros tuneados, llenos de luces parpadeantes, leds azules, flashes, todo tipo de objetos colgantes, con sinuosas caligrafías que los cubren de arriba abajo o con el interior iluminado en sospechoso ambiente rojo y, por supuesto, emitiendo música a todo volumen... El espectáculo se multiplica de noche, cuando en las calles sin alumbrado y sin asfaltar brota de repente una de esas naves extraterrestres de serie B que se pavonea frente a los transeúntes y compite por ser el objeto más ruidoso y más vistoso de la galaxia. Pero las imágenes a continuación no son de El Cairo ni de motocarros. Lo verdaderamente peculiar de los pueblos y oasis del Desierto Occidental egipcio son las motos.

La calle principal de Bawiti





Y en el Oasis de al-Kharga, ya cerca de Luxor, encontramos esta prueba del choque (o podemos llamarlo alianza) de civilizaciones, siempre sobre un fondo estético local absolutamente peculiar. Los egipcios elegantes suelen poner estas esterillas de largos pelos sobre los salpicaderos de sus coches. Al poco tiempo quedan polvorientas y grises, pero sobre ellas luce con frecuencia el Libro, un cuidado ejemplar del Corán... Bueno, sin duda no luce tanto como la estrella de Belén sobre el motocarro de Plácido.

Pero, en todo caso, podemos imaginar con claridad lo que pensarán las autoridades islámicas de la sustitución del Corán por la efigie de Tweety.

[Tweety se conoce en español por Piolín, nombre sacado de una palabra náhuatl que designa al canario]

1 comentario:

Aaoiue dijo...

El peluche ha tenido mucha cancha en la automoción y en el embellecimiento y personalización de automóviles. Oí hablar el otro día en la radio de una furgoneta que tenía como hierba artificial y hasta margaritas clavadas.
¿Qué me dice del mambo-taxi de "Mujeres al borde un ataque de nervios"? No faltaba detalle...