07 febrero, 2017

Al este del Edén

Ayer, a primera hora de la mañana en la Puerta Oriental del pueblo de Shaxi, Yunnan (China). Un lugar alejado por completo de los circuitos turísticos occidentales

Sabemos de la fascinación que sentía Jorge Luis Borges por la cultura china, aunque fuera desde una reverente distancia (y tantas veces irónica, jugando con apócrifos...). Pero nos provoca un asombro insuperable contemplar la fotografía que acaban de mandar nuestros enviados especiales a China a su paso por Shaxi, en la provincia de Yunnan. ¡Vedla aquí abajo! En efecto, aquí aparece, y en español clarísimo, la voz de Borges. En sí misma, esta fotografía demuestra que el mundo no es sino una inmensa biblioteca y que, en palabras de Stéphane Mallarmé, «Tout, au monde, existe pour aboutir à un livre». Al menos, así es nuestro mundo, nuestro universo. Quizá también nuestro deseo compartido hasta Yunnan, nuestra mejor forma de estar vivos.

Shaxi, Yunnan (China). Pared lateral de la casa de té con una frase que suele atribuirse a J. L. Borges: «Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca». La traducción china es solo aproximada: «Si existe el Paraíso, entonces es como una biblioteca»



Pero en estos tiempos de globalización, aquella infinita biblioteca de Babel que describiera Borges adquiere matices nuevos. Si esta frase escrita sobre un muro de una ciudad china alejadísima de Occidente la buscamos en Internet, cientos de páginas nos la darán firmada y certificada por Jorge Luis Borges. Y sin embargo, enunciada así, no es suya. La más parecida que salió de su mente se encuentra en el Poema de los dones: «Lento en mi sombra, la penumbra hueca / exploro con el báculo indeciso; / yo, que me figuraba el Paraíso / bajo la especie de una biblioteca». A favor del autor del grafiti juega que no la atribuye explícitamente a nadie. Y la pluma y el tintero dibujados remiten a épocas antiguas... ¿Pero quién habrá escrito un apócrifo borgiano en este muro? ¿Por qué precisamente ahí?

Nuestros corresponsales en China acaban de empezar su viaje y están tan atareados que aún no han podido responder al vivo requerimiento de más detalles sobre las circunstancias de la foto. Nos dejan  ansiosos de más noticias desde aquel lado del mundo. Es decir, desde aquella parte de la biblioteca de Babel.

Shaxi, Yunnan. Teatro de la era Quing en la plaza del mercado viejo, cerca de la Puerta Oriental. Los interesados pueden seguir por aquí, minuto a minuto, las peripecias de nuestros enviados especiales.