01 febrero, 2017

Morir de alegría

Un quirémboloo quizá aquí más propiamente un quiroglífico– en la portada del libro Actuação escrita (Lisboa: & etc, 1980) que recoge la poesía de Pedro Oom

En la única línea que conservamos del perdido Manifesto Abjeccionista (Manifiesto Abyeccionista, 1949) firmada por su promotor, el poeta Pedro Oom (1926-1974), se lee que este movimiento debe basarse en la «resposta de cada um à pergunta: Que pode fazer um homem desesperado, quando o ar é um vómito e nós seres abjectos?» (qué puede hacer un hombre desesperado cuando el aire es un vómito y nosotros seres abyectos).

Grupo Surrealista de Lisboa, 1949. De izquierda a derecha: Henrique Risques Pereira, Mário Henrique Leiria, António Maria Lisboa, Pedro Oom (sentado), Mário Cesariny, Cruzeiro Seixas, Carlos Eurico da Costa e Fernando Alves dos Santos

Paradójicamente, alguien que albergaba unas ideas tan negras acerca del mundo y sus habitantes murió de alegría –literalmente– al día siguiente de estallar la Revolución de los Claveles, el 26 de abril de 1974, mientras festejaba el cambio de rumbo de la historia de Portugal en un bar de Lisboa de nombre tan ajustado a las extravagantes circunstancias como «13». Recientemente recordó parte de esta historia Manuel Rivas en el diario El País; y hoy el mejor conocedor de los movimientos poéticos de vanguardia en Portugal, Perfecto Cuadrado, me ha regalado «porque me caes bien» (justificación que me hace especialmente feliz), esta pequeña joya bibliográfica que dejo entre los papeles de nuestra Mesa Revuelta para quien quiera leerla.


Es un pliego en cuarto, sin cortar, y con un folio mecanografiado encartado. Va en él una misiva dirigida a João Palma Ferreira, quien acabaría siendo con el tiempo director de la Biblioteca Nacional de Lisboa, donde le conocí. El pliego trata de las interioridades del embrollo —como lo califica el propio Oom— en que se movían las frecuentísimas disputas entre escuelas e individualidades de la literatura de vanguardia en Portugal. Y el desencadenante es una crítica de Palma Ferreira, en el Diário Popular, a la obra de Mário Cesariny Nobilisima visão. El tono de Oom es algo atrabiliario y muy combativo contra varias afirmaciones sobre su nivel de disidencia o adscripción al grupo surrealista, comentando las volubles relaciones entre los miembros y la participación del propio Oom en la redacción del manifiesto A Afixação Proibida, lanzando, al paso, algunas pullas contra el editor y escritor Luiz Pacheco. El folio encartado contiene, en una cara, la respuesta inmediata de João Palma Ferreira, y en la otra la última misiva de cierre del propio Oom.
Va primero el pliego abierto, y luego por páginas. Clic para ampliar










No podemos dejar de añorar los tiempos en que, por un quítame allá esas pajas, uno se tomaba la molestia de componer cuidadosamente y mandar a la imprenta, a su costa —siendo generalmente pobre, como es el caso— y a su riesgo —la censura podía actuar de manera arbitraria y onerosa— documentos como este. Y luego todavía adjuntaba las sucesivas cartas de respuesta. Hoy publicamos de manera instantánea, gratuita, universal y sin apenas censura. Pero no conseguimos morirnos de alegría.